Carta sin firma



 No estoy seguro de como debería contar esto, lo más probable es que acabe siendo una marabunta de palabras. Así que no te agobies durante la lectura, intenta quedarte con la idea básica, que ya es mucho. Cuantas veces abrás escuchado aquello de ´´ojala alguien viniera del otro lado para contarnos la verdad´´. Bien, he vuelto.

 Es bastante difícil de explicar desde la coherencia, pero intentaré llevar un orden lógico en mi explicación. Y curiosamente el inicio de esto empieza con el fin de mi vida. No entraré mucho en detalles, fue una muerte corriente y dolorosa. Sin luces al final del túnel, ni película de mi vida, nada. Solo un gran dolor en el pecho y nadie para ayudarme. Pero no sintáis lástima. La aplastante mayoría muere sola, lo siento si no lo sabias.

 Y ahora viene la parte compleja del asunto. No estoy seguro de que sucedió después. Los sucesos se entrelazan en mi mente, de modo que no puedo construir una cronología real. Al principio no noté nada extraño. Creo que el hecho de que no pensara ayudó bastante, era como una maquina rota. Solo vagaba por todos lados de manera automática. Hasta que poco a poco me desperté. Y no fue fácil asimilar la realidad, no por ser especialmente dura, sino por el caos. Cuando me di cuenta de la situación decidí ver el mundo, si no pude viajar de vivo podría hacerlo ahora, por falta de tiempo no sería.

 La idea no resultó ser la mejor, es difícil viajar cuando todos te ignoran. Es cierto que a veces pueden verme, pero no es algo habitual. Y cuando lo hacen se asustan y no son de ayuda. Aunque hacen bien en asustarse, la mayoría somos buena gente, o lo eramos de vivos. Pero hay otros que no traman nada bueno, por no mencionar que no somos los únicos que vivimos aquí. Tambien estan ellos. No sé que son, pero cuando están cerca vuelvo a dolerme el pecho. No me gustan. Tampoco tenemos mucha vida social, es difícil entablar una relación con los otros. Gran parte del tiempo están en una especie de repetición, no es fácil de explicar pero muy digno de ver. Por supuesto a mí tambien me pasa.

 En esos momentos no soy consciente de ello. Es como una especie de sueño. Revivo cosas del pasado y a veces otras que no recuerdo que pasaran. Y cuando despierto vuelvo a estar en mi casa, sin importar cuanto me aleje de ella. Otro motivo que dificulta mi viaje por el mundo. No me gusta esta vida, me siento perdido y no entiendo muchas cosas. Por suerte muchas veces no soy consciente de que sigo muerto, triste consuelo ¿Verdad?

 Y no tengo mucho más que contaros, al menos nada que podais entender. Si os preguntais como puedo escribir esto es fácil, por fin un humano me ha sido util.

Diego Alonso R.

Comentarios